Publicidad

Desde que diversos laboratorios alrededor del mundo anunciaran la llegada del antídoto que nos salvaría del COVID-19, un sector de la población, escéptico a los efectos de la vacuna, logró convocar una campaña de desinformación -y en algunos casos sembrando miedo- para que la gente desistiera de su derecho y obligación moral a ser inoculado.

Los efectos de las dosis contra el coronavirus han sido probados y aprobados científicamente; incluso, algunas de las farmacéuticas lograron demostrar hasta un 95% de efectividad para prevenir casos graves de la enfermedad.

Sin embargo, esto no fue suficiente para que distintos personajes políticos, deportistas, o personas en general se manifestaran en contra de aplicarse las dosis recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS). El lado B de esta postura ‘antivacuna’ es que la mayoría de estos protestantes lamentablemente terminaron contagiados y, en algunos casos, murieron por complicaciones graves.

Jair Bolsonaro contrajo COVID-19

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, contrajo el virus durante la primera semana de julio de 2020. Ante un anuncio a la prensa, el mandatario confirmó que dio positivo tras realizarse una prueba.

En aquel entonces aseguró que estaba tomando todas las medidas sanitarias para evitar contagiar a su entorno más cercano. “Las medidas que estoy tomando son para evitar la contaminación de terceros”, dijo, según detalló la BBC.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.