Publicidad

Faltó mea culpa. El jefe de gabinete expuso una política de gobierno con diez ejes, pero le faltó autocrítica. Al cierre de esta nota, la proyección apuntaba a 63 votos a favor y 60 en contra de la confianza. Faltaba que se decidan los congresistas de Podemos y Juntos por el Perú.

El dato. El primer ministro Aníbal Torres y los integrantes de su gabinete saliendo de Palacio de Gobierno antes de ir al Congreso a solicitar la confianza. La imagen evidencia la falta de paridad. Foto: difusión

“La concertación política es el valor cívico más importante que tenemos en este momento las peruanas y los peruanos. Lo es porque, ante las divergencias y tensiones que vivimos, la concertación no anula nuestras comprensibles diferencias, pero sí nos convoca a anteponer el diálogo para construir consensos”, expresó el primer ministro Aníbal Torres, ayer a las 4.00 p. m., ante el Pleno del Congreso, cuando solicitó el voto de confianza para su gabinete ministerial.

Hasta ese momento, la investidura era incierta. Había dos bloques bien marcados: uno con Fuerza Popular, Renovación Popular, Avanza País, Alianza para el Progreso y el Partido Morado en contra, y por otro lado, Perú Libre, Perú Democrático, Somos Perú y dos congresistas de Juntos por el Perú a favor.

Quedaba en duda cuál iba a ser la postura de Acción Popular, Podemos Perú y el resto de JP. El comité político acciopopulista había pedido a su bancada el último lunes no apoyar al gabinete. Los de Podemos, por su parte, guardaron silencio.

Cuando el premier Torres exponía su plan de trabajo, una fuente de Acción Popular afirmó a La República que en esta bancada había 12 votos a favor y 2 en contra de la confianza. No iban a votar en bloque. Con ellos y sumando al oficialismo y sus aliados, había 62 parlamentarios a favor de la investidura. Todavía les faltaban cuatro votos, que precisamente eran los de Podemos, que aún no se decidían.

La noche previa, para asegurar el respaldo del partido del lápiz, el presidente Pedro Castillo se reunió con Vladimir Cerrón en Palacio. Una fuente palaciega se mostró confiada en que Torres recibirá la luz verde del Legislativo. Otra fuente aseguró que usualmente la bancada de Acción Popular no vota en coro de lo que ordena su comité político.

Esa misma noche, el presidente se reunió con los congresistas Héctor Acuña, de APP; Carlos Alva Rojas, de Acción Popular; Víctor Flores Ruiz, de Fuerza Popular; y Carlos Zeballos, de Perú Democrático. Ese día, el mandatario había estado en Lambayeque por la tarde y había invocado a los congresistas a trabajar por sus regiones.

De los congresistas que lo visitaron en Palacio esa noche, el único que anunció su voto a favor del gabinete fue Zeballos. Alva Rojas, por su parte, había precisado que la reunión fue para impulsar el proyecto Chavimochic.

Con esos acercamientos de por medio y en un contexto en el que la oposición no pasaba por alto la presencia de los ministros de Salud, Hernán Condori, y de Transportes, Nicolás Bustamante, Torres intentaba convencer a los congresistas en el hemiciclo.

El exministro de Justicia no aclaró ningún cuestionamiento contra ambos ministros. Tampoco respondió por la denuncia de violencia familiar que hubo hacia el titular de Defensa, José Gavidia, y menos por las expresiones del representante de Interior, Alfonso Chávarry, quien en un evento sostuvo que la mujer es un complemento del hombre.

Los ejes de Torres

El primer ministro obvió eso y enfocó su presentación en 10 ejes:

  1. Generación de bienestar y protección social con seguridad alimentaria.
  2. Reactivación económica y de actividades productivas con desarrollo agrario y rural.
  3. Impulso de la ciencia, tecnología e innovación.
  4. Fortalecimiento del sistema educativo y recuperación de los aprendizajes.
  5. Descentralización, fortalecimiento institucional y del servicio civil.
  6. Fortalecimiento del sistema democrático, seguridad ciudadana y lucha contra la corrupción, narcotráfico y terrorismo.
  7. Gestión eficiente de riesgos y amenazas a los derechos de las personas y su entorno.
  8. Gobierno y transformación digital con equidad.
  9. Conducción de una diplomacia nacional, autónoma, democrática, social y descentralizada.
  10. Estado intercultural para la promoción de la diversidad cultural.
No convenció. Incluso los que iban a votar a favor no estaban conformes con Aníbal Torres. Foto: difusión
No convenció. Incluso los que iban a votar a favor no estaban conformes con Aníbal Torres. Foto: difusión La reacción de los voceros

El vocero de APP, Eduardo Salhuana, le respondió al jefe del gabinete que “la concertación debe ser un pedido honesto”. “No puede ser propuesto mientras se acusa al Congreso de golpista y vacador”, reiteró. Con base en eso, y tomando en cuenta que el Gobierno no realizó las correcciones debidas ante la presencia de ministros cuestionados, Salhuana reafirmó que su bancada iba a votar mayoritariamente en contra.

La vocera alterna de Acción Popular, Karol Paredes, cuestionó que el premier conmemore el Día de la Mujer, pero no respete la paridad en su gabinete. “Considero que hay que tener coherencia cuando uno empieza a dar su discurso o mantiene sus propias acciones. ¿Cuándo vamos a tener siquiera 40% o 50% de ministras en este gabinete?”, protestó Paredes.

Ruth Luque, vocera de Juntos por el Perú, calificó de insuficiente que Torres anuncie implementar un registro de visitas en línea en todas las dependencias del Ejecutivo, cuando continúa el problema de las designaciones cuestionadas en los ministerios.

Los votos de Podemos eran cruciales para el gabinete la noche de ayer. Al cierre de esta nota, 63 congresistas estaban a favor de la investidura. Con los tres congresistas indecisos del partido de Luna, llegaban a 66, la mayoría simple.

El vocero alterno de Podemos, Enrique Wong, a título personal sugirió dar luz verde a Torres. “Busquemos la armonía”, dijo. Esta declaración inclinaba la balanza a favor del Ejecutivo.

Mientras que en el otro bando había una proyección de 60 votos en contra. La continuidad del gabinete dependía de Podemos y JP.

Cuando el reloj marcó las 12.30 p. m., los ministros seguían exponiendo, intentando convencer al Pleno. La Mesa Directiva, liderada por María del Carmen Alva, iba a someter al voto la confianza entre gallos y media noche.

Desorden. Colectivos invadieron la avenida Abancay para respaldar a Pedro Castillo. Foto: John Reyes/La República
Desorden. Colectivos invadieron la avenida Abancay para respaldar a Pedro Castillo. Foto: John Reyes/La República

Disturbios en los exteriores del Congreso

Desde tempranas horas de la tarde de ayer diferentes grupos de manifestantes llegaron a los exteriores de la sede del Legislativo para expresar su rechazo o apoyo al presidente Pedro Castillo y al Parlamento. La zona estaba fuertemente resguardada por la Policía.

Un grupo mayoritario se mostraba como simpatizantes del mandatario y se mostraban a favor de una disolución del Congreso. Usaron parlantes, carteles y banderolas de distintos gremios sindicales. En paralelo, los ciudadanos comenzaban a movilizarse por la zona.

Una agrupación más reducida estaba conformada por representantes del colectivo violento La Resistencia, ligada a la ultraderecha, que también tenían megáfonos, carteles y banderolas en contra del mandatario.

Cuando ingresó el gabinete ministerial a la sede legislativa, ambos bandos comenzaron a enfrentarse. Los simpatizantes de Perú Libre, que eran mayor en cantidad, lanzaron botellas a su contraparte, y horas después desafiaron a los policías y a la prensa. En la noche intentaron en más de una ocasión invadir toda la avenida Abancay.

Los hechos fueron comentados por congresistas en la sesión plenaria. Karol Paredes (Acción Popular) mencionó que el Gobierno es el que los azuza.

Guido Bellido, de Perú Libre, señaló no creer que los manifestantes puedan “tomar” la sede parlamentaria. “De un comentario a un hecho concreto no creo que se dé absolutamente”, dijo.

Incidente

Disturbios. Cinco periodistas fueron agredidos en los exteriores del Congreso por manifestantes que apoyan y se oponen al Gobierno mientras se discutía el voto de confianza (ver página 9). Nuevamente, los extremos se unen para censurar la labor de la prensa.

Reacciones

Elías Varas, vocero alterno de Perú Libre

“También hay que hacer autocrítica. Le digo al premier que hay que tratar de equivocarse menos. En la función pública es importante la meritocracia y transparencia, eso brinda confianza al ciudadano”.

Eduardo Salhuana, vocero de Alianza Para el Progreso

“La concertación debe ser un pedido honesto, sincero. No puede ser propuesto mientras se acusa al Congreso de golpista y vacador. Hablar de consenso también es saber escuchar, corregir, rectificar”.

Adriana Tudela, vocera alterna de Avanza País

“Se escudan en el discurso de las balas de plata para evitar tomar decisiones. Si no usamos esas balas y nos convertimos en un verdadero contrapeso, nos vamos a terminar suicidando con ellos”.

Ruth Luque, vocera de Juntos por el Perú

“La integridad es esencial. Un Gobierno de izquierda también debe garantizarse por ser íntegro y responsable, no solo de acciones sino también de designaciones que se realicen”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.