Publicidad

El Gobierno de Perú expresó este viernes su “más enérgica condena” al lanzamiento de un misil balístico de largo rango por parte de Corea del Norte, un hecho que calificó de ser “una amenaza a la paz y seguridad internacionales”.

“El Perú manifiesta su más enérgica condena al lanzamiento de un nuevo misil balístico intercontinental, denominado Hwasong-17, por parte de la República Popular Democrática de Corea”, escribió en Twitter el Ministerio de Relaciones Exteriores.

En el mismo mensaje, la Cancillería peruana señaló que este lanzamiento “constituye una nueva flagrante vulneración del derecho internacional y de las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, así como una amenaza a la paz y seguridad internacionales”.

Los medios norcoreanos confirmaron este viernes que el régimen lanzó en la víspera su nuevo misil intercontinental (ICBM) Hwasong-17 y que el proyectil alcanzó cotas de vuelo no logradas con anterioridad por su ejército.

El Hwasong-17, que fue lanzado en un ángulo cercano a los 90 grados para trazar una parábola muy pronunciada, cayó en aguas japonesas a solo 150 kilómetros al oeste de la isla de Hokkaido, lo que lo convierte en el proyectil norcoreano que más cerca ha caído de las costas niponas.

El misil recorrió una distancia de 1.100 kilómetros y alcanzó una altura máxima superior a los 6.000 kilómetros, según los datos registrados por el Ministerio de Defensa nipón, que muestran una elevación del proyectil mucho mayor que el último lanzamiento de un ICBM realizado por Pionyang en 2017.

Este ensayo supone el fin de la moratoria que se autoimpuso el régimen con respecto a los lanzamientos de ICBM de cara a acercar posturas antes de la primera cumbre que celebraron en 2018 el líder norcoreano, Kim Jong-un, y el entonces presidente estadounidense, Donald Trump.

Desde que comenzó el año, el régimen norocoreano ha llevado a cabo doce ensayos de armas, una cifra récord, al tiempo que ha rechazado las invitaciones estadounidenses al diálogo.

Corea del Norte sigue cerrado a cal y canto por la pandemia y aún no ha vacunado a uno solo de sus ciudadanos, lo que hace muy poco factible la celebración de encuentros diplomáticos de alto nivel cara a cara.

Fuente: EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.