Publicidad

Las comunidades del distrito de Challhuahuacho, en la región Apurímac, decidieron ayer aceptar la invitación del Ejecutivo Nacional para retomar el diálogo el 20 de julio. El dirigente de la Federación de Comunidades Campesinas, Hugo Loayza señaló que dialogaron telefónicamente con un representante del Ministerio de Energía y Minas, quien les dio la garantía de que el encuentro se concretará.

“Nuestros hermanos decidieron confiar. Las comunidades son las que mandan y decidieron que se escuchará al gobierno y a la minera este 20 de julio. Después de eso analizaremos nuestras medidas”, apuntó Loayza. Sostuvo que sus demandas son en contra del gobierno y la empresa MMG Las Bambas.

El dirigente aseguró que la minera incumplió sus compromisos con las 32 comunidades del distrito y que son 12 puntos principales los que forman parte de su plataforma de lucha. Uno de sus reclamos más recurrentes es la contratación de mano de obra local de manera prioritaria. “Hace unas semanas hemos visto que la mayor parte de trabajadores son de otras regiones. No estamos en contra, pero la prioridad debe ser Challhuahuacho”, agregó.

Igualmente, el presidente del Frente de Defensa de Los Intereses de Challhuahuacho, Lucio Huamán, señaló que los proyectos sociales hasta el momento no se han cumplido.

El miércoles de la siguiente semana, los representantes de la productora de cobre informarán sobre las acciones a favor de Challhuahuacho. Igualmente, el Ejecutivo Nacional asumió otros compromisos que estarán en evaluación.

ANTECEDENTE

Apenas transcurrió un mes desde que se solucionó la protesta de otras seis comunidades de la región Apurímac en contra de Las Bambas. La minera tuvo que paralizar sus operaciones de cobre por dos meses ante la persistencia del conflicto social. Ni el Estado de Emergencia dictado por el gobierno calmó los ánimos, mucho menos devolvió el orden al distrito de Challhuahuacho. Las protestas son una amenaza constante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.