Publicidad

Un turista británico perdió la vida de un fuerte impacto en la cabeza el último lunes, luego de ser golpeado con las aspas del rotor trasero de un helicóptero al intentar tomarse un selfie. El joven quería llevarse un recuerdo de sus vacaciones al pasar su último día en Grecia junto a su familia y amigos.

Según los medios de comunicación griegos, Jack Fenton, de 21 años, estaba emocionado por relatar su viaje en Atenas a través de fotografías, por lo que, al descender de la nave en la que viajaba con sus tres amigos habría sacado el celular y no se percató que las aspas aún estaban en movimiento.

El joven estudiante de la universidad de Oxford Brookes fue golpeado minutos después de aterrizar en el helipuerto de Spaton y murió de manera instantánea, asegura The Guardian. Sus padres, que viajaban en otro helicóptero, fueron llevados directamente al aeropuerto de Atenas, luego de advertirle al piloto del accidente.

La familia tenía planeado regresar al Reino Unido ese mismo día en un avión privado.

Enterados del hecho, la fiscalía ordenó detener a dos ingenieros de tierra y el piloto de la aeronave; sin embargo, fueron liberados este miércoles hasta que se obtenga más información en la investigación en curso

“De las declaraciones de los testigos han surgido preguntas básicas sobre por qué las palas no estaban paradas cuando se permitió desembarcar a los pasajeros el lunes”, indico una fuente policial citada por el diario.

“Hemos entrevistado a los testigos, incluidos los (tres) amigos que viajaban con él”, dijo un funcionario a cargo de la investigación, según The Guardian. “La investigación se enviará entonces al fiscal, que asumirá el caso”.

Especulaciones

Fuentes cercanas a los investigadores griegos aseguraron que el personal de aterrizaje había guiado a Fenton y a sus amigos fuera de la aeronave, pero que el estudiante desobedeció las órdenes y volvió corriendo hacia el helicóptero para tomarse la foto.

Sin embargo, uno de los amigos que viajaba con él reveló al medio británico que “no se dieron instrucciones al salir del helicóptero y nadie nos acompañó. Lo único que hicieron fue abrirnos las puertas”.

“Desembarcamos solos y nadie impidió que Jack fuera a la parte trasera del helicóptero. He oído decir a la gente que Jack, con el teléfono, corrió hacia el helicóptero. Esto es completamente falso. Él no estaba hablando por teléfono. No sé por qué se dirigió a la parte trasera del helicóptero”, detalló Jack Stanton- Gleaves, de 20 años.

Victoria, la madre de Jack, señaló que la familia está “completamente devastada” por la pérdida de su “maravilloso hijo”. “Se había bajado sano y salvo cuando el helicóptero aterrizó, pero, por alguna razón, regresó detrás del helicóptero y fue la hélice trasera la que lo mató. Fue instantáneo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.