Publicidad

El sonido de la alerta sísmica sonaba en todo México y anunciaba la llegada de un terremoto. Pero mientras las ciudades temblaban y los edificios se tambaleaban, algunas personas decidieron continuar con su trabajo. En un hospital de la capital, además del terremoto, se libraba otra batalla: una cirugía cerebral.

“Viene la sacudida, ¿no?, vienen los movimientos. En ese momento, pues te vienen a la cabeza miles de cosas ¿no?, familia, hijos, pero lo más importante para nosotros como equipo médico, como equipo neuroquirúrgico, es nuestro paciente en ese momento”, manifestó Miguel Ángel Serret Fernández, médico neurocirujano en pediatría del Centro Médico Nacional Siglo XXI.

Los médicos se quedaron en el quirófano, cumpliendo su labor que era salvarle la vida a un bebé de cinco meses de nacido.

“Nuestro equipo quirúrgico, todos estábamos con el mismo pensamiento: no podemos dejar al paciente”, agregó Serret, según detalla Caracol Noticias.

“El quirófano tiene salidas de emergencia. Efectivamente, los compañeros tuvieron la oportunidad de salir, de evacuar. Nosotros, aunque hubiésemos podido, no quisimos porque considero que nuestro equipo tenía que quedarse, tenía que quedarse para salvaguardar la vida de ese pequeño que estábamos operando”, indicó.

Durante un momento, la situación se complicó cuando se quedaron sin luz por algunos segundos y temieron lo peor.

“Se fue la luz, fueron 2, 3 segundos. Sabíamos que iba a entrar la planta de emergencia porque un quirófano no se debe ni se puede tener sin corriente, sin energía, prácticamente por las máquinas de anestesia que mantienen con vida nuestro paciente en ese momento”, señaló.

Las palabras de apoyo entre sus compañeros fueron esenciales para continuar en el quirófano y no perder la calma en esos momentos. “Todos entre el equipo nos dimos palabras de aliento, de confort que todo iba a estar bien. El equipo estuvo con un temple de acero”, aseguró.

Afortunadamente no hubo ninguna víctima que lamentar, pasado el terremoto. Todos, incluido el bebé, quedaron a salvo.

Salió nuestro paciente afortunadamente extubado a terapia intensiva para continuar con sus manejos de paciente neurocrítico y afortunadamente su evolución ha sido satisfactoria, muy excelente, muy buena”, apuntó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.