La vulneración a instituciones como la Junta Nacional de Justicia (JNJ), el retraso en las investigaciones de las muertes en las protestas y el desacato del Perú al fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) en el caso del indulto a Alberto Fujimori serán factores claves en el debilitamiento de la política exterior del Gobierno de Dina Boluarte en este año.

Para el internacionalista Óscar Vidarte, la política exterior del Gobierno atravesará por un periodo difícil y la crítica internacional contra el régimen de Boluarte se agudizará no solo por la lentitud en las indagaciones por las muertes en las movilizaciones sino porque el Congreso seguirá atentando contra la institucionalidad del país, como en el caso de la JNJ.

“Será un año bastante difícil para la política exterior de este Gobierno. La crítica internacional continuará, incluso se va a acentuar no solo porque se ha avanzado muy poco en la responsabilidad por las muertes en las protestas sino porque el Congreso va a seguir destruyendo la débil institucionalidad que tenemos; y el Gobierno demostrará que sigue teniendo carencias para hacer algo”, indicó.